Claves para triunfar como Freelance ✨

Claves para triunfar como Freelance ✨

Con la llegada de la pandemia por COVID-19, muchas personas han tenido que reinventarse y comenzar a trabajar por su propia cuenta. Convertirse en un trabajador Freelance es realmente genial, al menos en el papel, y es que después de todo, ¿quién no quiere ser su propio jefe y trabajar bajo sus propios términos y horarios? 🤔.

Si bien estos beneficios son reales, las habilidades necesarias para ser un profesional independiente suelen pasarse por alto. Así es que, como emprendedor, necesitas ciertas habilidades que te permitan triunfar en un mercado cada vez más competitivo.

También es sabido, que los freelancers deben lidiar con la inestabilidad laboral y financiera. ¿Cómo conseguir clientes?, ¿Cómo lograr ingresos trabajando desde casa?, ¿Cómo organizarte para no colapsar?. en este artículo te vamos a revelar el secreto para ser tu propio jefe y no morir en el intento 🧐.

¿Cómo cumplir con éxito mi rol como Freelance?

  1. Reglas de trabajo claras

Tener un contrato escrito, un tarifario por paquetes de servicios y valor por hora. Debes detallar muy bien los servicios  que ofrezcas con mentalidad de empresario. Si tu no pones reglas claras, los clientes no sabrán reconocer los límites del trabajo; o podrán confundirse y pensar que pueden hacer peticiones extra sin ningún tipo de recargo. Esto suele pasar cuando los clientes no tienen idea de cómo cotizar el trabajo.

2. Cobra siempre el 50% por adelantado

Tener un contrato y cobrar el 50% por adelantado debería ser el mantra de todo Freelance. Evita caer en un pozo de mal humor y frustración por trabajos no cobrados. Aprende a respetar tus tiempos y a valorarte como experto que eres 😉.

3. No pierdas tiempo en reuniones

El cliente debe aprender desde el primer contacto lo que vale tu tiempo. Hoy, prácticamente todo tipo de trabajo se puede coordinar por teléfono o por videoconferencia. Limita al mínimo posibles el contacto presencial con el cliente y no vayas a reuniones sin tener un presupuesto aprobado. No pierdas tiempo en ir a cotizarle el trabajo al cliente potencial, a menos que sea una oportunidad inigualable y te sientas capaz de salir de la reunión con el cheque del adelanto en la mano.

4. Diseña servicios recurrentes o mensuales

Sonará obvio, pero los paquetes de servicios mensuales deben ser acordes al trabajo que solicite el cliente.

  • ¿No te gusta ir a reuniones? No las incluyas en tus servicios sin costo extra.
  • ¿Prefieres que el cliente se encargue de algo en vez de hacerlo tú? Defínelo en tu contrato.
  • ¿No quieres trabajar los fines de semana? Acláralo antes de comenzar o asigna un costo extra para los requerimientos fuera de horario.

5. Limita los servicios únicos

Para los servicios no recurrentes o "de una sola vez", debes limitar muy bien los alcances para no quedarte corto en el valor o en el tiempo de desarrollo. Pero tampoco seas inflexible. Lo importante es que las reglas las pones tú. Y si el cliente no está de acuerdo, puedes optar por realizar la excepción de diseñar un servicio a medida. La idea de los paquetes de servicios es brindar a los clientes "tarifas base" para que pueda interesarse en tu trabajo y llamarte para cotizar.

6. Desarrolla una marca personal memorable

Creando una marca personal podrás comunicar quién eres y lo que sabes hacer. Esto ayudará a que las personas que te conozcan se acuerden cuando requieran tus servicios. ¿Cómo te presentas a tus potenciales clientes? ¿Cómo se enteran de que existes? ¿Cómo vendes tu trabajo?. Sólo cuando tienes una marca personal sólida puedes trabajar los aspectos del marketing que te sirven para "venderte" mejor. Así que dedica tiempo a la creación de tu marca personal.

7. Enfócate en lo que te guste

Elige un nicho de mercado que te agrade y enfócate en lograr clientes de ese rubro. Si te gusta la cocina, puedes trabajar con chefs o con marcas de alimentos; si te gustan las mascotas, puedes trabajar con ONG's de animales o veterinarios; si te gusta viajar, busca agencias de viajes, etc. Es mucho más fácil relacionarse con clientes que te caen bien, porque compartes sus valores y modo de vivir. A su vez, a los clientes les será más fácil confiar en una persona con la que tengan algo en común.

8. Busca y encuentra buenos clientes

Tienes que aprender a detectar a los clientes que no te convienen. Desarrolla tu intuición para detectar telefónicamente si la persona que está del otro lado es un potencial buen cliente. Un buen método para ganar práctica es el de la llamada en frío o "Cold Call", que consiste en armar un listado de clientes potenciales y llamarlos.


💡 Minimiza los riesgos

  • Ten experiencia en el área a desarrollar.
  • Capacítate constantemente, tomando cursos dentro de dicha área.
  • Segmenta el mercado para saber el nicho en el que se trabajará. No trates de abarcar todos los rubros, sino el que mejor desempeñes. Es decir, elige un área de competencia, un nicho que sea único y agrégale valor.
  • Enfoca el producto o servicio a las necesidades del cliente.
  • Ten en cuenta a la competencia.
  • Pon tus propias normas personales de trabajo y cúmplelas sin excepción.
  • Sé metódico y tómate tu trabajo en serio, por más que sea desde la casa o un bar, de forma 100% responsable.

Arma un plan de marketing propio

Una vez tengas tu marca personal, debes desarrollar un plan de marketing. El objetivo de esto, es trazar la experiencia que tu cliente potencial tendría al contratar tus servicios. Es muy importante pensar cómo nos acercaremos al cliente por primera vez. La creación de material promocional, es una excelente manera de consolidarnos como expertos en nuestro nicho. También puedes armar un portfolio con tus trabajos, es quizás una de las vías que más convence al cliente, ya que puede visualizar tus trabajos anteriores y claramente sentirse más seguro.

💡
Estos sólo son algunos consejos de nuestra parte. Sin embargo, al final, cada quien tiene su propia manera de trabajar. Lo más importante es que te sientas cómodo y no pierdas esa estabilidad financiera que es tan importante.